Puertas basculantes

 

Están formadas por un solo bastidor (una hoja) rematada generalmente en chapa acanalada en vertical. Se articula en un solo punto de unión con el premarco en el cual se encuentran las guías, poleas y rodamientos que dirigen la puerta.

Además de chapas acanaladas, las puertas basculantes pueden ir acabadas en cuarterones, chapas de imitación madera y madera natural.

La puerta bascula sobre un eje horizontal sujeto a sus guías laterales mediante roldanas deslizantes a lo largo de guías laterales, que bien, suben o bajan suspendidas de cables de acero laterales sujetos a un sistema de poleas para la compensación del peso de la puerta. Esta compensación de la puerta se consigue bien mediante muelles (basculante de muelles) o mediante contrapesos (basculante de contrapesos).

Cuando la compensación de pesos es mediante muelles, éstos pueden situarse en la parte superior de la puerta (muelles arriba) o en cada lado de la puerta (muelles laterales). Los muelles pueden perder elasticidad al cabo de los años si bien ocupan menos espacio que los contrapesos que pueden ocupar entre 15 y 30 cm laterales según el peso y dimensiones de la puerta.