Resina

RESINA4-P

La decoración con cordón de resina y pintura  es la técnica más introducida actualmente en el mundo del vidrio.  La única limitación es la imaginación de cada uno, pudiendo plasmar cualquier motivo o diseño, logotipos personalizados o imágenes corporativas. 

El dibujo se traslada al vidrio mediante un plotter automático el cual se encarga de ir trazando el contorno de nuestro diseño con un cordòn de resina. Este cordón puede tener diferentes grosores para conseguir el acabado que deseemos, así como diferentes colores (los más introducidos son en resina negra o transparente, estando disponibles también en color plata, oro, cobre, …)

Una vez trazado el contorno, el resto del trabajo se realiza manualmente, aplicando la pintura por zonas. Aquí es donde intervienen diferentes técnicas para darle al diseño acabados más realistas:  degradados, burbujas, efecto escarcha, reflejos, etc…   La mezcla de dos o más pigmentos nos ofrece una ilimitada gama de terminaciónes.

Esta técnica se puede combinar con la utilización de vidrios con texturas y rugosidad, dando sensación de volumen y contraste a nuestro diseño.